docente artrópodo tecnológico

septiembre 30th, 2009

 

Introducción

Desde el Grupo de Investigación Biodidáctica de la universidad de Maghara (Maghara University) y bajo la dirección del doctor Abdul Aziz, se ha venido realizando en los últimos años un conjunto de estudios cuyo objeto era el de poner de manifiesto, hacer visible, la existencia –sólo apuntada como posibilidad hasta este momento- de un tipo especial de docente, dentro de la categoría de los docentes artrópodos, que pudieran recabar sobre sí la caracterización de artrópodos tecnológicos.

Clarificación conceptual

Tal como aparece citado en la Magna Paedagógica Enciclopediae, el concepto de docente artrópodo es el tipo de docente que está provisto de un pensamiento científico con patas articuladas. En realidad, no sería sólo el pensamiento científico, sino, en general, todo el pensamiento o, lo que algunos autores identifican como “la parte espiritual”, la que se encontraría provista de patas articuladas o de varios segmentos unidos entre sí por medio de articulaciones.

Los docentes artrópodos constituyen probablemente el colectivo más numeroso y diverso de la familia docente e incluye, entre otros, docentes-insectos, docentes-arácnidos, docentes-crustáceos y enseñantes-miriápodos.

Diversos estudios demuestran que, en general, los diversos grupos de  docentes artrópodos están perfectamente adaptados a la docencia en Convergencia, igual que los llamados profesores asociados vertebrados amniotas, a diferencia de todos las demás tipologías de docentes, que o son tradicio-magistrales o requieren ambientes básicamente de transmisión teórica. La anatomía, fisiología y  comportamiento en el aula del docente artrópodo revela un diseño de pensamiento simple, incluso elemental, pero admirablemente eficaz.

Resultados de la investigación

Después de un exhaustivo análisis de tres mil cuatrocientas veintitrés grabaciones de intervenciones en clase, de un total de noventa y dos profesores y profesoras de la Universidad de Maghara, grabaciones realizadas sin ningún tipo de conocimiento ni consentimiento previo de sus protagonistas, con la finalidad de salvaguardar el espíritu científico, el equipo dirigido por el dr. Aziz ha llegado a la evidencia de la existencia de un nuevo tipo de docente artrópodo, que en su inclusión en la taxonomía docente recibe el nombre de docente artrópodo tecnológico (DAT).

Características diferenciales del DAT

Como se sabe, la mayoría de los docentes artrópodos están dotados de ojos, de los que se han identificado dos modelos básicos.

a) Docentes artrópodos de ojos simples:  Docentes en cuyas cuencas oculares pueden observarse cavidades esferoidales con una sencilla retina y cubiertos frontalmente por una córnea transparente, Su rendimiento óptico es muy limitado.

b) Docentes artrópodos de ojos compuestos: Docentes cuya capacidad visual viene determinada por  múltiples elementos equivalentes llamados omatidios que se disponen radialmente, de manera que cada uno apunta en una dirección diferente y entre todos cubren un ángulo de visión más o menos amplio. Resulta ideal para vigilar exámenes.

En el caso de los DAT, el hecho diferencial consiste en que, siendo docentes de ojos compuestos, cada omatidio contiene varias células sensibles, retinianas, detrás de elementos ópticos transparentes, cumpliendo la función que la córnea y el cristalino desempeñan en los ojos de los docentes vertebrados. Así, la visión de muchos artrópodos tecnológicos presenta ventajas que suelen faltar en el resto de docentes artrópodos, por ejemplo, la habilidad para ver en un espectro extendido que incluye el ultravioleta próximo, o para distinguir la dirección de polarización de la luz. La visión del color está casi siempre presente y puede ser muy rica; en el estudio se presenta el caso de una profesora, Anna Bulghessia, que presentaba trece pigmentos distintos con diferente sensibilidad al color, lo que contrasta con el pobre sistema tricromático de la mayoría de los docentes artrópodos.

 

Una característica esencial de los docentes artrópodo tecnológico es que, en las presentaciones de clases y conferencias a través de recursos tecnológicos de última generación, pueden encontrarse sensilias, que son receptores sensibles a los estímulos químicos, como los del gusto o el olfato, y receptores táctiles, asociado a antenas y palpos y también a setas táctiles, de hecho, resulta relativamente sencillo comprobar la existencia de pelillos que está asociados a una célula sensible. Algunos DAT disponen de un sentido del oído exagerado, lo que es revelado por la existencia de señales auditivas de comunicación intraespecífica e intercraneal, muy similar, curiosamente a la de los grillos.

Por último, los profesores artrópodo tecnológicos suelen estar dotados de sensores de posición, sencillos pero eficaces, que les ayudan a mantener su posición y equilibrio en el juego de intereses interfacultativo de la educación superior, algo así, señala Aziz, como los órganos cordotonales que un díptero tiene en los halterios.



  1.   Maquintoss says:

    ¿Podemos hablar con propiedad de un proceso de artropolización?… ¿es posible ponerse en contacto con el profesor Aziz?. Me interesa.

Deja un comentario


¡IMPORTANTE! Responde a la pregunta: ¿Cuál es el valor de 2 5 ?