Correponsal: Marcos Gutiérrez de Arencibia.

Nuestro agradecimiento a las fuentes de la XIX Comandancia.

 

Guardia Civil. Foto de archivo.
Guardia Civil. Foto de archivo.

Según fuentes del servicio de Información del Instituto Armado de la Benemérita, la denominada ‘Operación Strategical Quality ‘ se inició el pasado mes de febrero en el Negociado Operativo de “Títulos de Grado y Postgrado y Convergencia” de la XIX Comandancia de la Guardia Civil,  tras recibirse una denuncia de estafa en la que un grupo de personas, a más INRI profesores de universidad, usurpando la identidad de evaluadores de la ANECA, había estafado más de 120.000 euros a una Universidad de la que sólo se ha hecho público que no pertenece a la Iglesia.

 

 

Operación Strategical Quality

 

Agentes de la Guardia Civil pertenecientes al Area de Investigación del Puesto Siete de la XIX Comandancia  han desarticulado una banda encargada de la falsificación de Certificados de Garantía de Calidad, que actuaba en diferentes universidades.

La ‘Operación Strategical Quality ‘ se inició en el pasado mes de febrero, tras recoger en el puesto de la XIX Comandancia de la Guardia Civil una denuncia de estafa ocurrida en una universidad pública de la localidad, en la que un grupo de personas, usurpando la identidad de evaluadores de la ANECA, había estafado 120.000 euros. Los agentes del área de investigación del puesto Siete de “Títulos de Grado y Postgrado y Convergencia” comprobaron que estos hechos eran similares a otros acaecidos en varias universidades del resto de la geografía nacional, recopilando las denuncias pertinentes de distintos cuerpos policiales para buscar puntos comunes en su línea de investigación.

Estas gestiones aportaron numerosos indicios a los agentes, que tras varios meses de arduas investigaciones centraron su atención en dos Grupos de Investigación de sendas universidades españolas.

Fruto de las vigilancias establecidas sobre tales Grupos de Investigación, sus movimientos, publicaciones, asistencias a congresos y seminarios, etc… se pudo determinar que el cabecilla del grupo, profesor Titular y doctor en Criminología, con antecedentes de haber quebrantado en varias ocasiones la obligatoriedad de estancia en el despacho durante el período de atención a estudiantes, era el encargado de realizar las falsificaciones, así como de manejar todo el entramado creado.

Este hecho quedaba demostrado cuando los agentes localizaron el pasado miércoles en su despacho, los elementos necesarios para realizar las falsificaciones de los documentos (Certificados de Garantía de Calidad): ordenador e impresora laser.

Esta persona, español de 58 años, contaba con un estrecho colaborador, presuntamente de una universidad Politécnica, quien se encargaba de solicitar los innumerables informes, encuestas, cuestionarios, etc… a las titulaciones y centros correspondientes, y a quien, se le han intervenido gran cantidad de documentos almacenados en grandes contenedores de papel para ser reciclado.

Gracias a la estrecha vigilancia a la que han sido sometidos, se sospecha que los ahora detenidos, habían cometido varias estafas en diferentes universidades en referencia a otorgar informes favorables para la acreditación de profesores, concretamente en algunas universidades de Andalucía, Extremadura y de la Comunidad Valenciana, y debido a los movimientos que estaban efectuando pudieran estar planificando ampliar estas fronteras otros distritos universitarios.

Ante las fundadas sospechas de que estuvieran preparando un «golpe» mayor (Falsificación de Certificados de Garantía de Calidad de Masters y Postgrados), el pasado miércoles se procedió a la detención del supuesto cabecilla y cinco de sus colaboradores, y ayer se detuvo al resto una vez se comprobó habían enviado debidamente formalizadas las actas de sus asignaturas a la Secretaría correspondiente con la finalidad de no perjudicar a sus estudiantes.

Fruto del cruce de datos efectuado con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad a nivel nacional, a los ahora detenidos se les imputa la comisión de una treintena de hechos delictivos perpetrados en diferentes universidades, tanto en lo referente a las falsas acreditaciones de profesores, como en lo referente a la emisión de Certificados de Garantía de Calidad,  no descartando su implicación en más delitos de esta índole.

Los agentes continúan con las labores de comprobación de la verdadera identidad y curriculums académicos de estas personas, quienes según la documentación aportada hay abundancia de doctores y hasta es probable que cuatro de ellos sean catedráticos.

 

especialistas del grupo operativo 

especialistas del grupo operativo

 

‘Modus operandi’

Para empezar a funcionar, lo primero que necesitaba este grupo era hacerse pasar por miembros de la ANECA, lo cual resultó relativamente sencillo, bastaba con utilizar un lenguaje tecnicista, utlizar el concepto “calidad” al menos un par de veces cada tres minutos. Seguidamente sólo era cuestión de dejarse agasajar por los responsables de las universidades a las que se visitaba. El paso siguientes era el de solicitar la mayor cantidad posible de información a las universidades aunque, eso sí, sujeta a los márgenes impuestos por los cuestionarios y tablas previamente diseñados por los falsificadores, en muchas ocasiones dichos cuestionarios y tablas resultaban tan absurdos y tan complicados de formalizar que se hizo casi imposible para los especialistas de la Benemérita diferenciarlos de los originales de la ANECA.

El paso siguiente consistía en realizar la falsificación, realizada siempre por el cabecilla de la organización, quien además de falsificar los documentos correspondientes a los Certificados de Garantía de Calidad, también falsificaba todo lo necesario para ofrecer evaluaciones en temas tales como acreditación de profesores, evaluación de riesgos laborales, evaluación de higienización de espacios comunes, etc….

La investigación continúa abierta tendente al esclarecimiento de otros delitos supuestamente cometidos por este grupo.

Reacciones.

Si bien desde la ANECA oficialmente no se ha emitido comunicado alguno, sí podemos decir que hay una cierta inquietud entre el personal evaluador por el rumor, no confirmado, que los falsificadores habían conseguido tal sofisticación en sus instrumentos de evaluación que, como señalan algunos especialistas que han solicitado figurar en el anonimato, en algunos aspectos, ganaban en complejidad a los de la propia ANECA.

 

 

 


Deja una respuesta


¡IMPORTANTE! Responde a la pregunta: ¿Cuál es el valor de 9 7 ?