Examen giroscópico

febrero 2nd, 2010

Un examen giroscópico o prueba evaluativa giroscopial, es un ejercicio escrito tendente a poner de manifiesto los aprendizajes de los estudiantes y cuyas preguntas están diseñadas de tal manera que el pensamiento del estudiante a la hora de responder pueda girar libremente en cualquier dirección. El funcionamiento de dicho examen se basa en el principio de conservación de la ignorancia por parte del sujeto. Aunque pueda parecer que el examen giroscópico genera una situación inusual y hasta sorprendente dentro del rigor exigido en la Academia, lo cierto es que podría considerarse una competencia que forma parte de numerosas aplicaciones de la vida cotidiana no sólo de estudiantes, también de PAS y PDIs y hasta en ocasiones de personal directivo de alto nivel. El efecto giroscópico, también denominado por la escuela de Kurt Ellwender como “inercial”, se produce habitualmente en circunstancias extrañas de nuestra vida, como el caso en el que se le nombra a una persona escasamente preparada para grandes responsabilidades, allí donde resulta conveniente diferenciar entre el eje de inclinación hacia la ignorancia del eje magnético convencional.

 

De hecho, recientes estudios en la aplicación del examen giroscópico, permiten observar el principio de la inercia, descubierto por Isaac Newton y según el cual, aunque la persona piense que es su pensamiento el que transforma el entorno y lo moviliza, debido a su agudeza mental, lo que en realidad se mueve es el suelo que tiene debajo, un efecto provocado por la fuerza de Coriolis, generada por el movimiento de rotación de nuestro planeta. Resultando, de esa forma, que lo que en un principio se identifica como persona ignorante, al final resulta ser no sólo ignorante sino también imbécil. Al menos eso pone de manifiesto el explicado examen giroscópico.



Deja una respuesta


¡IMPORTANTE! Responde a la pregunta: ¿Cuál es el valor de 12 9 ?