El aprendizaje electromiogramático es aquel tipo de aprendizaje que produce una actividad eléctrica de los músculos del brazo. Así, la llamada “toma de apuntes”, normalmente relacionada con el modelo de enseñanza “clase magistral”, cuando tiene lugar de forma constante durante un largo período, puede derivar en la contracción de un músculo del brazo debido a la descarga eléctrica del nervio que lo controla. Si a fuerza de asistir de forma regular y continuada a clases de “tomar apuntes” el nervio está afectado, puede ser que varíen las características de los impulsos eléctricos que transmite. Resulta sintomático que se recomiende a las personas afectadas que se abstengan de escribir con pluma estilográfica ya que los manotazos espasmódicos generados por la actividad eléctrica pueden originar molestas salpicaduras de tinta en las personas que rodean al sujeto y que no siempre son capaces de entender el origen involuntario del mal.

En ocasiones, se ha utilizado la referencia al aprendizaje electromiogramático por parte del discente para justificar su posible letra deplorable, y lo cierto es que resulta muy difícil demostrar la existencia de la actividad eléctrica no controlada, pues el estudiante podría fácilmente simular; sin embargo, desde las NTE (Nuevas Tecnologías Electromiogramáticas) una alteración en el EMG (electromiograma) (ver ilustración) podría demostrar de forma objetiva que existe (o no) algún daño neurológico.

Electromiograma termostático AP-32



Deja una respuesta


¡IMPORTANTE! Responde a la pregunta: ¿Cuál es el valor de 6 9 ?